Mitos y verdades sobre el blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos de estética dental más demandados en los últimos años. Muchos de los pacientes que acuden a nuestra clínica interesados en realizarse un blanqueamiento nos suelen preguntar algunas dudas habituales como cuánto duran sus efectos o si daña el esmalte dental. A continuación, trataremos de despejar las principales dudas que pueden surgir sobre este tratamiento.

  • Puede hacerse en casa con bicarbonato, limón o agua oxigenada: la verdad es que los remedios caseros no funcionan como blanqueadores y son métodos potencialmente dañinos para nuestra salud dental, ya que son abrasivos. El uso de agua oxigenada tiene escasa efectividad y, además, daña las encías.
  • Puede hacerse usando pastas dentales blanqueadoras: muy pocos dentífricos blanqueadores realmente contienen agentes blanqueadores como el bicarbonato de sodio. Al ser abrasivas eliminan las manchas externas y dan la impresión de que los dientes se vuelven más blancos. Pero lo que realmente hacen es dañar el esmalte por culpa de esa abrasión.
  • El blanqueamiento dental daña el esmalte: cuando al blanqueamiento lo realiza un profesional en una clínica dental, el esmalte no sufre daños. Un buen diagnóstico seguido de un buen plan de tratamiento evitará este tipo de situaciones.
  • El blanqueamiento perjudica a las encías: si el material que usamos para blanquear las piezas dentales no se coloca en su posición correcta y en la cantidad adecuada, sí que podremos encontrarnos con irritación en la zona de las encías. Aun así, en determinadas ocasiones y utilizando una técnica correcta, algo de material puede afectar a la zona gingival provocando un poco de malestar en la zona. El profesional sabrá cómo contrarrestar ese tipo de situaciones.
  • El blanqueamiento dental sustituye la limpieza bucodental: no son sustitutos, sino tratamientos completamente distintos y con diferentes finalidades. El blanqueamiento modifica el color y la limpieza elimina la placa bacteriana acumulada sobre los dientes.

Todos los tipos de blanqueamiento siguen el mismo principio: un gel penetra en el diente, que es poroso, y se libera poco a poco en su interior. En Clínica CREO aplicamos un gel de PH neutro y luego la luz de arco de plasma realiza un blanqueo uniforme en ambos maxilares. Es un sistema de origen belga que brinda hasta 10 tonos menos en una sesión de 60 a 90 minutos.

Vale aclarar que no todas las personas responden igual a un blanqueamiento dental, su eficacia y duración dependerá también de nuestra biología y nuestros hábitos. Pero en todos los casos se trata de un tratamiento seguro, fiable y eficaz que puede realizarse en cualquier adulto salvo embarazadas y lactantes. No dejes de consultarnos.