Mentoplastía o Cirugía de mentón: todo lo que tenés saber

Mentoplastía: ¿Qué es?

La cirugía estética del mentón es una cirugía para modificar el perfil, forma y/o proyección del mentón para armonizar el resto del rostro y rejuvenecerlo. Puede ser mediante el aumento, reducción, acortamiento en altura, aumento en altura o una combinación de alguna de estas.

El mentón puede acompañar a su vez, defectos de la mandíbula como ser el prognatismo (mandíbula hacia adelante) o retrognatismo (mandíbula hacia atrás), razón por la cual es muy importante que la indicación y el tratamiento sea realizado por un odontólogo junto a un cirujano maxilofacial.

¿Qué hacer antes de la cirugía?

El plan quirúrgico debe ser realizado por el cirujano y el paciente en común acuerdo, estableciendo los defectos a corregir, los resultados esperados y la forma de alcanzarlos.

Dentro del estudio pre quirúrgico el análisis fotográfico es básico para realizar un adecuado diagnóstico de las alteraciones del paciente, planeación y manejo acertado, funciona como una especie de mapa para el cirujano durante la realización de la cirugía y además le sirve para comparar los resultados postoperatorios. Es importante además realizar los exámenes de laboratorio pertinentes para ser valorado por el anestesiólogo y tomar todas las precauciones necesarias

¿Cómo se hace?

En el caso de la mentoplastia de aumento o de avance existen dos grandes opciones para corregir un mentón pequeño:

Con implante: a diferencia de los implantes que se usan en los senos, el implante de mentón es de silicona dura o semidura, no se rompe, y existen modelos ya preformados o si el cirujano no prefiere se pueden cortar según la medida y forma del paciente. Se realiza una pequeña incisión dentro de la boca entre el labio inferior y la encía, para introducir el molde y acomodarlo en la posición buscada, posteriormente se realiza en cierre con hilos de sutura que se absorben sin necesidad de ser retirados después.

Avance del hueso: consiste en realizar un corte en el hueso de la mandíbula o maxilar inferior y avanzar para dar mayor proyección al mentón, este avance se fija generalmente por medio de una platina de titanio, se cierra igual con sutura absorbible que no requiere ser retirada. En general es un procedimiento rápido, el paciente sale a su casa el mismo día y se debe recuperar en una semana.

Cuando el mentón está muy desarrollado y hay que reducirlo, se realiza una operación similar a la anterior, pero en vez de colocar una prótesis se reduce el mentón. Esto se puede hacer trabajando sobre el hueso (que se ha medido previamente mediante el estudio radiográfico) y dándole forma. Casi siempre se usa la incisión por debajo del mentón para poder ajustar los tejidos blandos al nuevo contorno.

¿Cuáles complicaciones puede tener?

Cualquiera de las técnicas utilizadas puede lesionar el nervio que lleva la información sensitiva a este nivel y se manifiesta como hormigueos o anestesia del área del mentón, estos síntomas generalmente son pasajeros y mejoran sin mayor intervención.

Recomendaciones:

Es importante que tengas claro qué aspectos querés cambiar o mejorar y se lo comuniques claramente al cirujano para resolver dudas y no hacerte falsas expectativas. En Clínica CREO nuestro equipo de especialistas en estética orofacial te brindará el asesoramiento necesario para dar armonía y equilibrio a tu rostro en un marco de tranquilidad y seguridad.