Cómo la salud bucal y las enfermedades cardíacas están asociadas

Es cada vez más común escuchar que la salud bucal es vital para la salud en general. Pero en general, ignoramos el impacto que las enfermedades bucales pueden tener sobre el corazón. Sin embargo, hay estudios que demuestran que si se tiene enfermedad de las encías, sea en una etapa moderada o avanzada, está en mayor riesgo de sufrir de enfermedades del corazón que alguien que tiene las encías sanas. Además, la salud bucal puede proporcionar a los médicos señales de advertencia para una gama de enfermedades y condiciones, incluyendo aquellas en el corazón.

¿Por qué se relacionan estas cosas?

La salud bucal y las enfermedades del corazón están conectadas por la propagación de bacterias y otros gérmenes, desde la boca a otras partes del cuerpo mediante el torrente sanguíneo. Cuando estas bacterias llegan al corazón, ellas se adhieren a cualquier área y causan una inflamación. Esto puede resultar en enfermedades como la endocarditis, que es una infección del revestimiento interno del corazón. Según la Asociación Americana del Corazón, otras condiciones cardiovasculares como la arteriosclerosis (arterias obstruidas) y la apoplejía también se han relacionado con la inflamación causada por las bacterias bucales.

¿Quién está en riesgo?

Los pacientes con enfermedades crónicas de la encía como la gingivitis o la enfermedad periodontal avanzada tienen mayor riesgo de enfermedad del corazón causada por la mala salud bucal, especialmente si permanece no diagnosticada y no tratada.

Incluso si no existe inflamación de las encías, la inadecuada higiene bucal y la placa acumulada aumentan el riesgo. Las bacterias también pueden migrar en el torrente sanguíneo causando la elevación del indicador de la proteína C reactiva, que es un marcador de inflamación en los vasos sanguíneos. Esta inflamación puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Síntomas y señales de advertencia

Según la Asociación Americana de Periodoncia (AAP), las señales de una enfermedad de las encías, aún en sus primeras etapas, son las siguientes:

  • Encías rojas, inflamadas y que duelen al tacto.
  • Las encías sangran al comer, cepillarse o usar hilo dental.
  • Se puede ver pus u otros signos de infección en las encías y los dientes.
  • Las encías parecen estarse “retirando” de los dientes.
  • Con frecuencia se tiene mal aliento o nota un mal sabor en la boca.
  • Algunos de los dientes están flojos, o da la sensación de que unos dientes se están separando de los otros dientes.

Medidas de prevención

La buena higiene bucal y los exámenes dentales regulares son la mejor manera de protegerse contra el desarrollo de la enfermedad de las encías. Recomendamos cepillar los dientes dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves que se adapta a la boca, para que llegue adecuadamente cada superficie del diente. También debe utilizar el hilo dental diariamente y visitar a su odontólogo para las limpiezas profesionales regulares.

Siendo proactivo sobre la salud bucodental, se puede evitar el desarrollo de una afección que pueda traducirse en enfermedades del corazón, y a la vez mantener una sonrisa sana, limpia y bella a lo largo de la vida.