Vuelta a la rutina: cómo colaborar en la salud bucodental de los niños

Los odontólogos aseguran que, en muchas ocasiones, se comete el error de no prestar la suficiente atención a la salud dental de los niños. Los problemas dentales que pueden aparecer durante la niñez pueden afectar sensiblemente el desarrollo de las piezas definitivas. Es por ello fundamental entender que las bases de una boca sana se establecen en la infancia y los beneficiará toda la vida.

Al volver de las vacaciones y reorganizarnos para comenzar nuevamente el año lectivo, podemos retomar hábitos que ayuden a la salud bucal de nuestros hijos.

  1. Educación en higiene bucodental: es imprescindible, siendo clave que los padres se involucren en este proceso. Tanto el cepillado dental después de cada comida como el uso de cepillos específicos para niños son algunas de las rutinas que garantizarán el éxito. Además, es necesario el uso de una pasta dental específica que incluya un porcentaje de flúor inferior en comparación con la pasta para adultos.
  2. Seguir una alimentación sana –al igual que en adultos- les permitirá crecer con unos dientes sanos libres de caries. El consumo de productos con exceso de azúcares es uno de los grandes enemigos de los niños. Si bien es cierto que el consumo de estos alimentos no se puede evitar completamente entre la población infantil, es indispensable cepillarse los dientes después del consumo para evitar la aparición de la caries dental.
  3. Prevención: Acudir al dentista como mínimo dos veces al año nos ayudará a controlar la aparición de enfermedades como las caries y a llevar un continuo seguimiento de las piezas dentales, tanto en la aparición de los dientes permanentes como en su alineación posterior. Si bien para ciertas edades el examen odontológico es obligatorio al iniciar el año escolar, no perdamos de vista la necesidad de un control adicional durante el año y de hacerlo también en los años que no es obligatorio.

Sin duda, que nuestros hijos hagan parte de su rutina una higiene dental saludable y que tengan unos dientes en buen estado depende de nosotros. Podemos darles las herramientas necesarias y acompañarlos en la prevención.