¿Cuándo es necesaria una cirugía de los maxilares?

La cirugía ortognática es un tratamiento que se emplea para mover los huesos de la cara, como la mandíbula o el maxilar superior hacia una posición adecuada.

Se realiza en forma complementaria con la ortodoncia, ya que al mismo tiempo que se reubican los huesos faciales, es necesario corregir la posición de los dientes para lograr una mordida adecuada.

Cuando los huesos de la cara no guardan armonía, son desproporcionados y es imposible corregir sólo con ortodoncia, el único tratamiento posible para reposicionar dientes y huesos de la cara es la ortodoncia combinada con la cirugía.

Perfiles “hundidos” o “chatos” en la zona de los pómulos, o alrededor de la nariz, hueso de la mandíbula demasiado pequeño produciendo un rostro muy convexo, de apariencia narigona o de papada.

De este modo se logra que dientes y huesos trabajen correctamente y en forma conjunta dando a la cara una apariencia armónica y agradable.

Este tratamiento abarca no sólo un aspecto de estética facial, sino también de salud bucal e integral de la persona para poder comer bien, cortar correctamente los alimentos, no tener dificultades al hablar, ni dolor ni ruido en las articulaciones y evitar desgastes dentarios excesivos debido a la mala mordida.